sábado, 10 de diciembre de 2016

Volando

Se ha cansado de pisar siempre el suelo,
de que su alma no encuentre consuelo.
Desde que la razón domina su interior,
recoge de los cajones lo que la locura la dio,
y busca entre renglones su paz interior.

Y ahora ha cambiado,
camina por las calles
buscando su locura,
ha cambiado,
y nunca volverá.

Ha hecho la maleta, pero vacía está.
En ella sólo lleva un billete de ida, pero no piensa regresar.
Cerró con llave todo y decidió dejar
una ventana abierta para su libertad.
Ahora vuela libre, y ya no volverá.

Y ahora ha cambiado,
camina por las calles
buscando su locura,
ha cambiado,
y nunca volverá.

Ya ha cambiado,
ella se siente distinta pero su esencia perdura.
Ella ha cambiado de verdad
y vuela por los edificios de la ciudad.
Buscando el Dorado, de verdad.

lunes, 7 de julio de 2014

Ego

Los mares se tornaron en disidia
y en toda la tierra se cultivó la ira.
De toda esta devastación
yo planté la semilla.

Camino con el poderoso y con el pobre,
soy capaz de comer plata con barro,
soy capaz de beber oro con cobre.

Levanto muros y fronteras,
creo tornados y tempestades,
de mi obra diseñaron monedas
y me atribuyen infinitas maldades.

Soy el ego, la pronta imprenta
de una ambición sin tregua.
Provoco guerras y hambrunas
si mi hermana Gula espera.

Dios los ilumina y por mí ellos se hacen brillar más fuerte.
Soy el Heraldo de la Destrucción porque los guío hacia la muerte.
Soy la furia, soy arrogante, soy poderoso.
Crezco por todas partes en este mundo sarnoso.

Querida, quizás hayas oído hablar de este capullo.
Yo soy el más poderoso de todos los pecados,
pero, encanto, tú me puedes llamar Orgullo.

domingo, 25 de mayo de 2014

Elecciones europeas 2014

A día 25 de Mayo de 2014, a pocos minutos de las 00:00 de la noche, expongo en calidad de sociólogo en formación un análisis sobre los resultados de las Elecciones Europeas en el ámbito de España:

Fuentes empleadas sobre los resultados: La Sexta.


El Partido Popular encabeza los resultados con 16 diputados y el PSOE con 14. Izquierda Unida y Podemos ocupan respectivamente el 3º y 4º lugar, dejando a UPyD en un 5º puesto.

El Partido Popular y el Partido Socialista juntos no llegan al 50% de los votos. El Bipartidismo se tambalea manteniendo los mismos índices de abstención, lo que implica que la disgregación del voto ha aumentado con el tiempo. El discurso de no votar para demostrar la insatisfacción, basado en un razonamiento infantil y pueril, ha perdido calado entre los jóvenes, quienes hastiados han decidido tomar cartas en el asunto. La disminución del voto en blanco y del voto nulo se debe a el esfuerzo de explicar y entender realmente nuestro sistema electoral así como el efecto de cada una de las opciones.

Las elecciones europeas han concluido con una victoria aplastante del conservadurismo sobre otras formas de entender la gestión europea, por lo que seguiremos en manos de los mismos que, ante el hambre, proponen dietas para adelgazar. No obstante, la importancia de estas elecciones, si bien es nula en una óptica europea, es vital a modo de proyección para las elecciones generales que vienen. Ante la mano negra que se cierne sobre el Centro de Investigaciones Sociológicas y el Instituto Nacional de Estadística para alterar los resultados de las encuestas de predicción de voto, lo que ha sucedido hoy es la única prueba palpable y fiable de lo que está pasando.

La desafección política ha alcanzado niveles alarmantes. El certero análisis que realiza el PSOE sobre el problema político en España es, a diferencia de las soluciones que pretende lograr, impecable y acertado. La población se encuentra hastiada de la imagen edulcorada, higienizada y caricaturesca que ambas formaciones mayoritarias proyectan: un discurso optimista, una imagen ''moderna'' que logra precisamente lo contrario, una sensación de añejo y anticuado que aleja al individuo de la institución.

UPyD
Las formaciones tradicionalmente alternativas, como Izquierda Unida, pese a que han ganado en votos, han logrado una victoria relativa. UPyD, que nació como alternativa al poder tradicional, se ha estancado por culpa de su incapacidad para demostrar que es distinto a los demás, por utilizar los mismos recursos iconográficos y, fundamentalmente, han caído en el mismo error que PP y PSOE llevan cometiendo desde los albores de la democracia: La falacia ad hominem. Cuando el PSOE critica al PP por los escándalos de corrupción del caso Gürtel, los populares esgrimen el argumento de ''¿Y tú qué?'', con los casos de irregularidades y corrupción en los ERE's de Andalucía, bajo gobierno socialista. Los discursos se eternizan en el ''¿Y tú qué?'' que no aporta soluciones, ni vencedores morales, tan sólo fuerza a quienes lo escuchan a desentenderse del debate. UPyD, lejos de buscar una ruptura en esa vorágine de estupidez política, añade el plural con el ''¿Y vosotros qué?'', basando su estrategia en aprovecharse del odio que los partidos principales se generan con una actitud tan infantil. Los ánimos encendidos de la población han nutrido las llamas de las que se alimenta UPyD, pero la rabia ha dejado paso a un resentimiento frío que busca algo distinto a las formas tradicionales e ineficaces de hacer política. UPyD puede haber ganado votos, pero ha fracasado como revolución política, y es de esperar que con el tiempo tenga una fuga parcial de votos, manteniéndose constante en el tiempo y basándose en el carisma de Rosa Díaz, quien, con su ausencia, sentenciará a esta formación política a la extinción de la vida social.

IU
El caso de Izquierda Unida como el sector tradicional es lamentable. Si bien se mantienen en el tercer lugar, su declive es obvio. El mal llamado ''la alternativa del PSOE'' ha perdido toda capacidad de innovación y de adaptación, manteniéndose únicamente por el voto tradicional de algunos sectores obreros y de la clase socialista muy pudiente. La forma en la que han gestionado sus alianzas con el Partido Popular y la falta de una cabeza visible que ejerza una influencia autoritaria sobre toda la organización, ayuntamientos regionales incluidos, han propiciado la imagen de Izquierda Unida como un partido sectario y empresarial, alejado de los intereses de la población, destinado a conseguir y mantener el poder a toda costa, sin importar si se alían con formaciones cercanas a su ideología política y con las que pueda negociar, o si se alían con el mismo diablo. Izquierda Unida mantiene su volumen de votos gracias al factor histórico, donde aglutina a muchas personas no convencidas del PSOE, que se autodefinen de izquierdas, y que suelen presentar una tendencia a una forma de gobierno republicana. Sin embargo, su grueso de votantes envejece, al igual que los votantes tradicionales de los partidos mayoritarios, y no es capaz de renovar y generar nuevos votantes a través de la juventud, por lo que este partido y manteniendo un desarrollo histórico como el actual, tenderá a morir, aunque más tardíamente que UPyD.

Las nuevas formaciones
Podemos es una formación de 4 meses de vida que ha logrado convertirse en la 3º fuerza política en la capital, Madrid. Su éxito proviene de un gran volumen de jóvenes que se han cansado de contemplar pasivamente cómo el gobierno actual elimina los derechos que legítimamente les pertenecen y aumentando responsabilidades que no les corresponde. Esta frustración se ha generado especialmente en los sectores universitarios y de formación media-alta, que presentan mayor poder de movilización y han sido capaces de comprender, a base de prueba y error, la importancia de la participación en la vida política. Bajo la directriz general y asumida de ''Ve a votar, pero vota a un partido minoritario'' y las predicciones de que Podemos iba a lograr un escaño, así como la necesidad de garantía de cierto éxito, la suma de factores han provocado que ésta nueva formación haya tenido un volumen significativamente grande de votantes. Por otro lado, la estrategia política se fundamenta en establecer una diferencia tanto en imagen como en actitud respecto a los grupos tradicionales, donde no busca un mensaje tan optimista y pretende hacerlo más cercano a los niveles bajos de la población, y no reflejar una estructura tan formal y jerarquizada como los partidos mayoritarios. Es de esperar que esta formación, sin embargo, se desinfle, si el Partido Socialista logra gestionar adecuadamente su problema de decepción social.
Otras formaciones como Equo, han logrado tener representación. Desgraciadamente para ellos, su éxito no es como consecuencia de una mayor conciencia social sobre los problemas medioambientales, sino más bien de la directriz de votar aunque sea a alguien que no vaya a ganar. Su éxito es reflejo de la grave situación en la que vivimos.

Las grandes formaciones
Tanto para el PP que está gestionando a su manera la sangría que está haciendo al pueblo español (A su manera, es decir, ignorándola) como para el PSOE (Que no es capaz o no quiere hacer todavía de generar un relevo generacional que pueda convencer a una población joven y tremendamente crítica, y no precisamente porque se haya creído el argumento Popular de la ''herencia de ZP'') la situación es insostenible. El PSOE está intentando evitar su sangría de votantes en la medida de lo posible, así como ralentizar su obligatorio cambio generacional para acercarlo lo máximo posible a los períodos de elecciones y así evitar que la sangre nueva se queme y se consuma con la vida política tan agresiva y de desgaste a la que somete el PP. Por otro lado, el PP es consciente de que no en las próximas, pero sí a las siguientes su famoso voto fiel no va a ser suficiente para garantizarle la victoria o cierto éxito, y está cometiendo la misma estrategia: esperar a que se acerquen las fechas críticas para comenzar con el relevo y evitar quemar a las futuras cabezas de listas.

Sin embargo ambas formaciones tienen en sus esquemas un número marcado en rojo: el 50%. Siendo ambos partidos los indicadores de la participación democrática sumisa del pueblo, que ambos no logren llegar al 50% de los votos, manteniendo un índice de abstención de aproximadamente el 50%, significa que 1 de cada 4 españoles ha votado o al PP o al PSOE. El término de partido mayoritario se diluye, la reputación se hace añicos y todas las ventajas y herramientas de que disponen pierden poder. Por otro lado, recuperarlas se hace más difícil a medida que se sigue sobrepasando la línea roja. Podríamos entender como el nivel mínimo de oxígeno a partir del cual, cada vez tienen menos soporte vital y empiezan a degradarse. Por ello, es de esperar que ambas formaciones comiencen en su estructura interna un plan de emergencia (¿Cooperación, quizás?) que empezará a reflejarse, si no en los próximos meses, sí poco después de las próximas elecciones generales. Sí es fácil de ver que el PSOE intentará acercar posturas al PP; sin embargo la escasa habilidad de diálogo que demuestran los populares pone en duda que sean capaces de entender su capacidad de autoanálisis y su percepción de la amenaza. Más que la ineptitud e incompetencia de los socialistas, el mayor peligro ahora mismo es el orgullo y la arrogancia de los conservadores.

El caso catalán
En Cataluña han arrasado los partidos independentistas. La piedra catalana, por el contrario, es estable, refleja un problema profundo y que, si bien ha sido alimentado mediante cortinas de humo, no deja de ser un ente sólido que afecta a las raíces de la sociedad catalana. El gobierno actual se ha mostrado absolutamente incapaz de gestionar este problema, alimentándolo más que cualquier díada. La estupidez política que el actual gobierno está cometiendo con el pueblo catalán no será resuelta en un espacio reducido de tiempo, y pronostico que los resultados de hoy serán muy similares, a falta de un propio desequilibrio dentro de los independentistas que afecte a su distribución representativa, a los que saldrán en las próximas elecciones generales. El conflicto catalán no se resolverá con este gobierno ni con ésta estrategia política. Es necesario un nuevo gobierno central y una forma distinta de abordar el problema a la actual.

El caso valenciano 
Esta comunidad ha demostrado ser incluso en los peores momentos, bastiones del partido popular. La fidelidad al voto, si bien como lado positivo es que aporta estabilidad al sistema político, como contraparte negativa es que en períodos donde es requerido un cambio radical, la presencia de este elemento supone un grave problema. La nefasta gestión del Partido Popular en el caso de Valencia durante toda la historia de la actual democracia española ha provocado que el estereotipo ideal al que todos aspiran es el gobernante que hay. Si a eso le sumamos una ruralización de la sociedad, encontramos más que una fidelidad, una ceguera al voto, así como una nula construcción de la identidad democrática y de la responsabilidad cívica.

Conclusiones
Los resultados entran dentro de lo predecible y esperado en una evolución longitudinal del conflicto en torno a la crisis política española. Esta batalla (Si se puede entender como tal) ha resultado ser importante porque el partido socialista ha comprobado de forma completamente experimental la reacción del pueblo ante los relevos generacionales (En Andalucía y Elena Valenciano como candidata para estas elecciones). Se ha evidenciado que la línea roja ha sido sobrepasada y que una renovación parcial no es suficiente para que los socialistas vuelvan a intentar gobernar este país.
Por otro lado, el Partido Popular ha evidenciado un fracaso tan esperado que ha sido doloroso, y ha demostrado ser completamente incapaz de afrontarlo, al igual que lleva demostrando su incompetencia durante todo este período de crisis.
Las formaciones tradicionalmente vestidas de ''revolucionarias'' y ''modernas'' empiezan a padecer los efectos de la auténtica modernización, y los vientos del cambio han destapado el moho y el musgo que tapaban tras la máscara.
Las nuevas formaciones no tienen un potencial real de alcanzar el poder, sin embargo, son el ejemplo perfecto de la voluntad crítica popular institucionalizada, y tienen un poder de coacción y de intimidación sobre las estructuras con un poder real de gobierno que cada día cobra más fuerza, y son la nueva forma de presionar a las instituciones, una forma eficaz, democrática y activa, a diferencia de los intentos por una democracia real participativa, que no calan en la población porque no tienen ese componente tradicional que la mecánica de los partidos políticos ofrece.

En general, unos resultados positivos, sin embargo, nada está escrito en el devenir de los tiempos.

viernes, 9 de mayo de 2014

La hora de jugar se ha acabado

Play time has gone
Wind hug the sand
Heavy sandals run
Beneath what it should be

A lost soul in a world of grains
Swinging in the breeze of fashion
Where’s my burning nail?
Or must it be to their satisfaction?

Is when you fall
When you find in your howl
The strength to go on
No matter you’ve lost

The rage of loneliness
has cutted the losses
Breaking the front door
So many lifes, so many pieces.

The battle we’ve won,
but innocence has gone
(of the Fate we are the sons)

Derogating my sins
melting to my skin
helped by one thousand
meters of tin

We are just a grain flying
over the winds of changes, so feel.

Across the space and time
(wherever it comes, I’m gonna search and find you)

Pull of fate will unite us
(never it comes the divide will fail, so)

Play time has gone.

--------------------------------------------------------------------------------

La hora de jugar se ha acabado
El viento abraza la arena
Sandalias pesadas corren
Entre lo que debería ser.

Un alma perdida en un mundo de granos
Meciéndose en la ventisca de la moda
¿Dónde está mi clavo ardiendo?
¿O debe ser así para su satisfacción?

Es cuando caes
Cuando encuentras en tu rugido
La fuerza para seguir adelante
Sin importar qué hayas perdido.

La furia de la soledad
Ha cortado las pérdidas
Rompiendo la puerta frontal
Demasiadas vidas, demasiadas piezas.

La batalla la hemos ganado,
Pero hemos perdido la inocencia
Del destino somos hijos.

Aboliendo mis pecados
Y fundiéndolos en mi piel
Ayudado por mil litros de tinta.

Sólo somos un grano volando
Sobre los vientos del cambio, así que siente.

Entre el tiempo y el espacio
(No importa lo que pase, voy a buscarte y encontrarte)
Los empujones del destino nos unirán
(No importa lo que pase, la división fallará, así que...)

La hora de jugar se ha acabado.

jueves, 8 de mayo de 2014

En otro orden de cosas...

Realmente esta entrada poco o nada tiene que ver con el resto del contenido del blog, si es que existe alguna relación aparte de ser cosas que pasan por mi mente.

Me he enamorado. Perdida, loca, intensamente, de sus curvas.

Odio el sistema capitalista, es horrible, blablabla. Pero necesito 2000 euros.

Las curvas son muy importantes para un músico. No sólo basta con que el instrumento suene bien, tiene que ser estético. La música es la parte más importante del músico, pero no la única. La imagen también, y enamorarte de tu instrumento, ver lo bello y bonito que es, ayuda a pasarte las horas practicando. Si el instrumento es feo o suena mal, desmotiva y desincentiva. Pero si suena bien, y además es bonito, perfecto. La pareja ideal. Y es mi caso, he encontrado el bajo perfecto. Tiene curvas, tiene bordes cortantes, no tiene picos... son las curvas perfectas y el instrumento tiene la versatilidad que hace falta para alguien que no se casa ni con el funky, ni con el jazz, ni con el metal, para alguien que va por libre.

Pesa menos de 4 kilogramos. Si tenemos en cuenta que estar en forma es un punto a favor para el rendimiento a la hora de tocar (Poco tienen que ver tus pectorales con tocar o no tocar, pero si tienes los antebrazos más o menos desarrollados tendrás más aguante y fuerza para hacer 'slap', es un hecho.) su peso te permite lanzarlo por los aires, si te gusta el riesgo.
El cuerpo no es pequeño, pero tampoco es grande. Su forma ovalada le hace tener más cuerpo que otros bajos, pero no parece tan incordio porque no es una forma alargada.

Me gustan los cuernos que tiene, tienen un diseño soberbio. Curvos, a la vez picudos, pero sin picos. Las curvas que presenta al hundirse y fundirse con el mástil para facilitar el tocar por la parte más aguda siempre vienen bien.

Esas pastillas de botones suenan de lujo, sin más. A mi juicio son como los frenos de los coches:  tienes la versión barata, que frenan menos y duran más, o las típicas pastillas, que frenan más y duran menos. Y esto es igual, puedes conformarte con las pastillas de botones, como yo las llamo, que sacan menos sonido pero me dan más rendimiento y fiabilidad a largo plazo, o las plaquitas de metal que se ven tanto en las Gibson, que tan bien suenan y tan poco me gustan. Pues este tiene de botones, como a mí me gustan. Y muchos botones.

Y muchas ruedecitas para hacer sonidos chulos.

En fin, que me he enamorado. La cosa es, de dónde puñetas saco yo 2000 euros, digo yo.

Después de tanta charla, este es el modelo. Por supuesto, lo cogería todo en blanco.

http://www.music-man.com/instruments/basses/bongo-4.html

Buenas noches.

jueves, 1 de mayo de 2014

Phobos et Deimos

Cortando el aire
es cuando empieza el silencio.

Elocuentes palabras fueron marcadas
en la frente de quienes no dijeron nada
y con fuego vivo en las manos atadas
de una víctima forzada

A ser dueña de sí misma,
a dar la vida por las futuras golondrinas,
a conquistar aquella sima
llena de zarzas y pícaras serpentinas.

A posar en un retrato ecuestre
luciendo logros y matando penas
a lomos de un testigo ilustre.

Cojo mis curvas y cojo mis cuerdas,
me dispongo a ser espectador de esta guerra,
camino por los palcos y por las tribunas
buscando al director de esta orquesta.

En un teatro abierto a las estrellas,
ellas nos miran y graban nuestra vida
sabiendo que no somos para ellas
más que una mota de polvo efímera

Ellas nos graban y nosotros actuamos
pensando que nuestro papel lo es todo
hasta que descubrimos lo que somos.

Somos reflejos de las vidas que consumimos
Pensamos en nuestras ideas y valores
y horrorizados, miramos y contemplamos
que ser humano es una cuesta llena de dolores.

Ser hombre implica padecer sufrimiento,
y me rodeo de personas que en su ignorancia
prefieren ignorar el escarmiento
y vivir en una vida entera de lactancia.

Lo opuesto a la vida no es la muerte,
porque es parte de ella,
sino el no vivir por temerla.

Vivimos en una sociedad infantilizada, donde todo se nos sirve rápidamente y en pequeñas dosis. Nos hemos vuelto niños caprichosos, sin objetivos claros y con valores temporales. Aprendemos con la misma rapidez que olvidamos. Antes todo el mundo era misericordioso por el temor a Dios, y ahora todo el mundo busca ser bondadoso. Pero ser bondadoso es imposible hoy en día, para ser bondadoso hay que buscar el bien a través de empatizar, y para empatizar hay que entender al otro. ¿Cómo vamos a entender al otro si no nos entendemos a nosotros mismos?

Dichosos aquellos que ya ven dibujado el camino de su vida, y que el destino les guarde de extraviarse de él. Porque no es lo mismo caminar al borde de un barranco que saber que lo haces, hoy en día es terriblemente difícil vivir. No queremos sufrir. No queremos experimentar dolor. Es posible que los psicólogos me colocaran la patología de masoquismo y me llovieran encima diagnósticos de baja autoestima, pero ¿No es a través de las experiencias negativas donde realmente construimos nuestra esencia? El mundo de la pedagogía actual se centra en las sensaciones positivas y en los condicionamientos y refuerzos a las actitudes y conductas correctas. Bajo una máscara de cientificidad hemos dibujado el hedonismo del siglo XXI.

Lo más gracioso es lo cerca que tenemos los ejemplos y lo poco que la gente se para a reflexionar sobre ello. A mí me viene a la cabeza el zoo. Por todos es sabido que los animales ''en cautividad'' (Bonito término para la esclavitud. Yo tengo un cuadro en cautividad, porque lo tengo donde yo puedo controlarlo, protegerlo y exhibirlo.'') presentan numerosos problemas a la hora de reproducirse y mantener una vida sana. Las pruebas científicas no son concluyentes y se suelen achacar a patologías psicológicas o depresiones. Mi teoría es que pierden el deseo de vivir. No tienen ganas de luchar porque no se ven amenazados. No hay peligro, su supervivencia, sus necesidades y su felicidad están garantizadas. Han conseguido el objetivo vital en acto y en potencia. ¿Qué les queda por luchar? ¿Qué les queda por conseguir?
¿Acaso nosotros seguimos jugando a un videojuego el cual nos hemos pasado ya? Puede que sigamos jugando unas horas, unos días. Puede que lo cojamos cada cierto tiempo. Pero ¿Sentimos lo mismo al llegar al clímax de la aventura? ¿Sentimos la misma presión y angustia al estudiar un día antes que con un mes de margen para el examen?

Diría que nuestro cuerpo está más preparado para identificar sufrimiento que placer. Tenemos el dolor y la manifestación psicosomática como evidencias físicas, y el odio, el miedo, la ira, la angustia... como evidencias mentales. Sin embargo, muchos (ingenuos) describen la felicidad como ausencia de estas sensaciones, y otros argumentan que una persona sana es aquella que dispone de suficiente inteligencia emocional como para gestionar las emociones negativas. ¿Pero qué emociones positivas tenemos? Las endorfinas y las descargas eléctricas en una parte localizada en nuestro cerebro que nos otorgan el orgasmo sexual son prácticamente las responsables de todos los estados positivos del cuerpo y la mente humanas.

Con esta disertación vuelvo a mi idea inicial: ¿Hemos olvidado el sufrimiento? ¿Puede que al olvidarlo nos hayamos sumergido en un Dorian-Greyismo galopante como sociedad donde todo esté permitido, donde no tengamos límites? Puede que el satisfacernos enteramente sea la muerte de nuestras ganas de vivir. ¿Puede que el Cristianismo haya llegado tan lejos gracias a su concepto del sufrimiento y el sacrificio?

Son horas muy avanzadas, divago y digo cosas raras. Buenas noches.

domingo, 27 de abril de 2014

Chispas en los números

Lo noto, lo siento.

Entro en la habitación y ya oigo su dulce canto, llamándome, poseyéndome. Sus órdenes son claras, su voluntad, férrea, mi resistencia, pasiva y nula.
 ¿La pelirroja? ¿O la peliazul? ¿O tal vez escojo a mi vieja plateada, con polvo en la sien, pero clásica y adusta? No, escojo a la pelirroja. Algo por dentro me dice que necesito fuego, rabia, pasión, intensidad. La peliazul la dejo para ocasiones más profundas, más contemplativas.

La desnudo y la preparo. Unas caricias, le saco unos temblorosos sonidos. Está nerviosa, hace demasiado que no lo hacemos. Le recorro las curvas con la mirada, la deseo, quiero tenerla entre mis manos, pegada a mi cuerpo. Ambos nos vamos acostumbrando al otro, yo a su cuello, ella a mis dedos. Empezamos a sentirnos uno sólo. Aprieto las llaves adecuadas y la saco un suspiro que conmovería al propio Hades. Está receptiva, lo noto a través de sus gritos mudos.

Estamos listos para comenzar el baile mágico, y nos conectamos. Comienzo a acariciarla suavemente pero con firmeza. Ni fuerte, ni flojo, tal y como a ella la gusta. Tanto tiempo juntos me permite saber la presión exacta en el lugar exacto. Ambos disfrutamos. Estamos tímidos, pero ambos queremos más y más.

Ella me lo pide, y yo lo hago. Pulso el botón necesario y suelta un gemido ensordecedor. Le gusta. Me gusta. Nos sumergimos en un baile frenético, rápido y a la vez lento, tierno pero duro, separados pero juntos en la misma melodía, unidos por algo tan ancestral y mítico que las palabras mueren al salir de la boca al intentar explicarlo.

Entonces hacemos una pausa. Queremos bajar la intensidad, pero me pide que la ate. Cojo la correa y se la pongo al cuello. No quiero lastimarla, aprieto lo justo. Ahora gime distinto. Nos adaptamos ambos rápidamente, lo hemos hecho otras veces.
Imitamos algo que vimos en internet, y está bien pero no nos llena, sólo nos calienta más.

Entonces decidimos hacer aquello que inventamos juntos, ella y yo, yo y ella. Temblamos, vibramos, estamos muriendo por hacerlo. Y comienza de nuevo nuestro baile maravilloso. Es único, es especial. Mis pelos están erizados, pinchan, casi. Ella no para de temblar y gemir. Yo la susurro al oído, la seduzco con mi voz. Me cuesta controlarme, ella me inunda y me atrapa. Pero la gusta, y enseguida se adapta a mi ritmo, a mi voz, a mis manos, a mis gestos. Sucumbimos ante el momento, nos dejamos llevar, mi mente se sumerge en una vorágine, no pienso en nada, no recuerdo nada, todo mi ser está puesto en ella, en hacerla disfrutar, en disfrutar con ella. Cada vez grita más fuerte, estamos llegando al clímax.

Y entonces llega. Todo explota en una amalgama de sensaciones, todo mi cuerpo tiembla, ella se desploma agotada del éxtasis. Y nos quedamos callados, pegados, cuerpo con cuerpo, disfrutando lo que acaba de pasar. Mi respiración se vuelve lenta y pesada, cierro los ojos, y todavía puedo escuchar cómo se le escapan los suspiros.

Moriría por su suspiro. Y vivo cada vez que lo escucho.